El 16 de abril de 1961 el Comandante en Jefe Fidel  Castro proclama el carácter Socialista de la Revolución Cubana durante la despedida de duelo de los caídos en los bombardeos de los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de cuba.

Por tanto este día pasaría como uno de los más importantes de la historia nacional, latinoamericana  y -por qué no- mundial, pues a partir de esa convicción política una buena parte del mundo fue más libre, por la alta significación del valiente ejemplo de la mayor de Las Antillas.

Mientras marchaba el cortejo fúnebre, cruzaban el cielo los aviones que intento destruir el mercenario y traicionero ataque de quiénes serían derrotados unos días más tarde en la infame invasión de Playa Girón.

En los féretros, jóvenes bisoños, pagaban con sus vidas la osadía de defender a su naciente Revolución, preparándose como parte de las fuerzas antiaéreas para enfrentar al enemigo. Sin embargo, muchos aún no habían disparado un arma.

En su histórico discurso pronunciado en la intersección de las calles 23 y 12 en el Vedado, Fidel desenmascaró  la falsedad de la campaña manipulada por la Agencia Central de Inteligencia Yanqui,  apoyada por medios de prensa imperialistas, de atribuirle el ataque a pilotos desertores  cubanos, y calificó el artero hecho como “consecuencia lógica de los planes agresivos fraguados por Estados Unidos, en contubernio con regímenes serviles de Centroamérica”.

Al refererirse a la responsabilidad de la superpotencia imperial seña{o “que arma mercenarios y les paga para que vengan a asesinar a jóvenes de dieciséis y diecisiete años en ataque sorpresivo y traicionero, contra un país al que no le pueden perdonar su vergüenza, su dignidad, su valor”.

 “Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡Y que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices de los Estado Unidos!” añadió posteriormente Fidel con estas palabras que marcarían los designios de Cuba al proclamarse ante el mundo el carácter de nuestro irreversible proceso.

Fiel a esos principios el pueblo de Cuba se decidió a marchar por el rumbo del socialismo y  como dijo Fidel en ese mismo momento histórico: “una Revolución Socialista y democrática de los humildes, por los humildes  y para los humildes”.

En el cielo escoltaban al cortejo fúnebre los aviones de la Fuerza Aérea que habían tratado de destruir los invasores.

El pueblo respaldó la proclamación con las armas en alto y a partir de esta histórica fecha se conmemora cada año el Día del Miliciano.

No hay comentarios