El territorio mantiene una situación crítica ante la intensa sequía, lo que afecta a todos los embalses, por cuanto las presas almacenan apenas el 14 por ciento de su capacidad operacional; y la Zaza, la mayor de Cuba, se encuentra al 11 por ciento.

Múltiples afectaciones  se muestran en la  agricultura, la zafra y otros sectores de la economía. Como paliativo a este fenómeno, José Ramón Monteagudo Ruiz, primer secretario del Partido en Sancti Spíritus llamó a la búsqueda de estrategias, entre las que se encuentran la necesidad de perforar y rehabilitar los pozos con mayor agilidad para aminorar los efectos de la escasez de agua.

En ese sentido se trabaja en dos fuentes de abasto de gran importancia para la refinería de petróleo Sergio Soto, de Cabaiguán, y en el de la Fábrica de Cemento Siguaney, además de los 40 pozos que ya se rehabilitaron en la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro.

El dirigente partidista dijo que en la cosecha de tabaco se realiza un esfuerzo extraordinario por parte de los campesinos, y alertó a continuar en la siembra de plantas proteicas para la alimentación del ganado, por cuanto hay que prepararse para la recuperación de los resultados que la provincia obtuvo hasta el cierre del mes de febrero en la producción lechera.

En el encuentro con los delegados a la Asamblea provincial del Poder Popular se abordaron además temas relacionados con la  solución de planteamientos, y el proceso de rendición de cuenta del delegado a los electores que ya dio inicio en la provincia.

Se resaltó el papel de los consejos populares en la solución de problemáticas, en lo que incide de manera favorable la reanimación de 28 Consejos Populares y 168 asentamientos poblacionales. Para el actual período de rendición de cuenta se enfatizó en la urgencia de informar por parte de los delegados en cada una de las reuniones los esfuerzos que se realizan para que cada uno de los habitantes reciba el agua a pesar de la tensa situación de sequía.

En estos momentos están afectadas  más de 140 000 personas, y casi la tercera parte de la población espirituana, recibe el agua en carros cisterna, por lo que se insistió en cumplir el ciclo de distribución del líquido establecido para las comunidades que tienen necesidad de recibir este servicio.

No hay comentarios