En ese vial de interés turístico se realizaron estudios de paisaje con vistas a integrar su explotación con el entorno

A partir del alto interés turístico que tiene la carretera Trinidad – Cienfuegos, especialistas de ambas provincias realizaron abarcadores estudios para determinar una perspectiva paisajística desde el ordenamiento ambiental e integrar la explotación del vial con el entorno.

Néstor Álvarez Cruz, director de la Unidad de Medio Ambiente (UMA) en Sancti Spíritus, expresó que los estudios determinan medidas prácticas a fin de devolverle la originalidad a ese litoral sur, de ahí que la propuesta señala el tipo de vegetación a colocar en cada lugar de acuerdo a la fitogeografía.

Subrayó que el trabajo incluye espacios para árboles aislados que armonicen con la visual, muy dañada en la actualidad por especies invasoras lo cual impide la vista al mar en buena parte del trazado.

Entre las sugerencias del estudio, que en el caso de la parte espirituana abarcó el segmento desde Trinidad a Cabagán, figuran integrar las instalaciones con el contexto, mejorar el paisaje en algunas zonas y aplicar medidas de fitomejoramiento a ambas orillas del circuito sur.

“Lo que se persigue es realzar este corredor turístico que enlaza a Cienfuegos con Trinidad, de ahí el interés de mejorar el paisaje a lo largo del vial que está escoltado por el mar y la montaña en una gran parte de su más de 80 kilómetros y lo convierten en una vía de atractivos naturales”.

Especialistas del Centro de Servicios Ambientales (CSA) de Sancti Spíritus participaron directamente en el levantamiento de los 14 kilómetros pertenecientes a la provincia; en tanto, el resto del segmento fue asumido por Planificación Física en Cienfuegos.

El hecho de ser una arteria vial pegada al mar que desde su construcción a mediados del pasado siglo dejar ver la intención de servir de corredor turístico entre ambas ciudades, determinó la pertinencia de realizar el estudio de paisaje que sientas las bases teóricas para transformar el litoral desde el prisma del ordenamiento ambiental.

Un trabajo de esta magnitud no tiene antecedentes en otras carreteras espirituanas y dada la utilidad práctica de las sugerencias paisajísticas, se pretende acometer estudios similares en el vial Trinidad-Sancti Spíritus, que atraviesa en un segmento el Valle de los Ingenios, sitio declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

La ejecución directa de las acciones de mejoramiento del paisaje corresponderá al Gobierno, el Ministerio de Turismo y Vialidad, entre otros organismos relacionados con la explotación de la carretera.

No hay comentarios