Los expertos comprobaron que el grano de cacao resultan una rica fuente de flavanoles, una clase de compuestos naturales con efectos neuroprotectores.

Los participantes en los experimentos mostraron mejoras en el rendimiento de la memoria de trabajo y procesaron la información visual más rápido después de haber consumido cacao.

Según las autoras Valentina Socci y Michele Ferrara, de la Universidad italiana de L’Aquila, el resultado más inesperado y prometedor es que los flavanoles del cacao benefician el sistema cardiovascular y pueden aumentar el volumen sanguíneo cerebral.

Otra de las derivaciones de la pesquisa fue la perfección en el desempeño de las tareas en las personas que sufren de privación crónica del sueño, pues los flavenoles contrarrestaron el deterioro cognoscitivo.

Los efectos dependían de la longitud y la carga mental de las pruebas cognitivas utilizadas para medir el efecto del consumo agudo de cacao.

Las estudiosas fueron las primeras en poner en práctica sus resultados: El chocolate negro es una rica fuente de flavanoles, por lo que siempre comemos chocolate negro todos los días, concluyeron.

No hay comentarios