Sancti Spíritus acogió  del Festival Boleros de Oro. La filial de música del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en ese territorio organizó una jornada de celebración dedicada al más romántico de los géneros musicales.

 El bolero no pasa de moda. En Sancti Spíritus artistas de varias generaciones se unieron para interpretar conocidos temas. En el escenario confluyeron las voces de jóvenes intérpretes como Miriela Cañizarez y experimentados como Ángel Alonso y Raúl Palmero. A ellos se unieron creadores de las provincias centrales del país.

 La XVII Edición del Festival llegó con los aires del verano para convertirse en una opción recreativa para la familia. La Unión de Escritores y Artistas de Cuba en el territorio dedicó boleros de oro al destacado músico José Ezequiel Cardoso, Lalito, conocido por el cronista de la trova espirituana por sus acuciosas investigaciones.

 En noche degala realizada en el Teatro Principal la orquesta del Festival contó con la dirección de los maestros Alfredo Castro y René Bonachea. Las jornadas de actividades permitieron celebrar el cumpleaños 70 del destacado instrumentista espirituano.

Un repaso a la historia invita a recordar que el más romántico de los géneros musicales nació en Cuba en el lejano 1840. El tema tristeza, de Pepe Sánchez, es reconocido como el primer bolero.

En la vigesimoséptima edición del festival el público espirituano disfrutó de un compendio de composiciones  cubanas y de autores latinoamericanos. Más de un siglo ha acompañado la historia del Bolero, un género que no pasa de moda.

No hay comentarios