La provincia de Sancti Spíritus fue decretada en la mañana de este jueves en fase de Alerta Ciclónica, según la nota emitida por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil. En concordancia con ello, el Consejo de Defensa Provincial, de inmediato indicó reforzar las medidas de protección de la ciudadanía y de aseguramiento de bienes y recursos para enfrentar los embates del potente huracán Irma, que según pronósticos meteorológicos se acercará a la costa norte del territorio espirituano entre la noche del viernes y el amanecer del sábado.

Tras haberse decretado la nueva fase, se emprendieron las acciones para la protección de más de 244 mil personas, parte de ellas en centros de evacuación, y el retorno a sus hogares de unos 3 200 estudiantes que permanecían en centros internos.

José Ramón Monteagudo Ruiz, presidente del Consejo de Defensa Provincial, se interesó por cada uno de los aspectos que inciden en el mantenimiento del orden y preservación de las vidas, entre ellos la desobstrucción de tragantes y alcantarillas y la poda de árboles cuya caída pudiera ocasionar accidentes durante el paso del ciclón.

También emitió orientaciones precisas respecto al suministro de alimentos en aras de que la población pueda almacenarlos para los días de intensas lluvias y subrayó la necesidad de adoptar ahora, con suficiente antelación, medidas para preservar los recursos de instituciones, así como de las familias que resulten evacuadas.

El propio dirigente pasó revista al cumplimiento de los compromisos establecidos por las distintas entidades de la provincia, como es el caso de la garantía de las comunicaciones en comunidades que pudieran quedar aisladas, el transporte para el movimiento de quienes asumen tareas organizativas en las Zonas de Defensa, las acciones de divulgación acerca de los pasos que se van dando en cada uno de los municipios y la provincia en general, y el uso de la Guía familiar para la protección ante ciclones tropicales.

Otros aspectos en los que se ha venido trabajando sin descanso son la recogida de desechos sólidos y el expendio de los productos normados por la libreta, en aras de que esos recursos no sufran el más mínimo deterioro. Tocante a las 105 bodegas que están en mal estado constructivo, se ha indicado la protección de sus recursos en locales cercanos que resulten seguros en todos los sentidos.

Monteagudo Ruiz subrayó el imperativo de garantizar el suministro de agua y energía eléctrica a los centros de evacuación, e insistió también en la disponibilidad de hombres y equipos para emprender la limpieza de las principales vías —léase Carretera Central y Autopista, fundamentalmente— tras el paso del huracán Irma por el territorio espirituano.

No hay comentarios