Los trabajadores del Polideportivo Yayabo están inmersos en un examen para el que laboran a partir de una hipótesis bien pensada:

“Con la misma fuerza que Irma nos atacó trabajamos en recuperarnos”

La sentencia de Rosa Alba, la directora general de la mejor instalación techada de la provincia Sancti Spíritus encuentra variables entre el colectivo laboral.

“Trabajar sin descanso” asegura Lidia de Armas, auxiliar de limpieza; mientras que el subdirector Eddy Gamboa agrega “recuperar todo lo que sea posible”.

Hasta el paso de Irma, el Polideportivo Yayabo era una de las instalaciones mejor conservadas del deporte cubano.

“La volveremos a dejar con el mismo esplendor o quizás mejor, porque trabajaremos sin descanso para que así sea. Es el compromiso con los deportistas que a diario venían a entrenar aquí y también con la población que disfrutaba de los servicios que se prestaban” señala Alba.

La Polivalente resultó la instalación deportiva de Sancti Spíritus con mayores afectaciones, tras la embestida de los vientos del huracán Irma.

Entre los principales daños se contabilizan la pérdida de casi el 35 por ciento de la cubierta del techo, lo cuál motivó que las intensas lluvias mojaran con soberbia el tabloncillo y otras áreas interiores que quedaron al descubierto.

“Hemos limpiado, recogido basura; se ha hecho de todo, hasta el gato ha ayudado; desde que escampó ese ha sido el espíritu de todos” asegura Lidia con el trapeador en mano.

Otra afectación importante en la Polivalente fue la caída de la cristalería de la entrada.

“Recuperamos la estructura de aluminio donde estaban los cristales y también todas las planchas de zinc; ahora tratamos de mantener la limpieza y seguir rescatando lo que se pueda” destaca Gamboa.

Al igual que en la Polivalente Yayabo, en el resto de las instalaciones afectadas por Irma en Sancti Spíritus, los trabajadores del movimiento deportivo se han volcado en las tareas de recuperación, en especial en los estadios de beisbol de las cabeceras municipales de Cabaiguan, Fomento, Trinidad y Yaguajay, donde el viento afectó los techos.

No hay comentarios