Las cantantes estadounidenses Lady Gaga, Ariana Grande y Rihanna reclamaron a las autoridades estadounidenses que actúen rápidamente para endurecer las leyes de armas tras la masacre en Las Vegas, el tiroteo más mortífero en la historia reciente del país.

Mientras que la mayoría de los artistas se limitaron a enviar mensajes de condolencia tras el ataque en un festival de música country, en el que murieron al menos 58 personas y 527 resultaron heridos, Lady Gaga aprovechó las redes sociales para presionar a los políticos a establecer el control de armas.

“Esto es terrorismo llano y simple. El terror no tiene raza, género o religión. Demócratas y republicanos, por favor, únanse ahora”, tuiteó la estrella del pop, la séptima más popular de Twitter con más de 71 millones de seguidores.

En tanto, Grande ―que en mayo vivió un hecho de estas características cuando un seguidor del Estado Islámico mató a 22 personas que asistieron a un concierto suyo en Mánchester (Inglaterra)― dijo que no veía diferencias con el ataque en Las Vegas, donde las motivaciones del tirador no estaban claras.

“Mi corazón está destrozado por Las Vegas. Necesitamos amor, unidad, paz, control de armas y que la gente vea esto y llame a esto lo que es terrorismo”, indicó Grande.

Rihanna, por su parte, tuiteó: “Rezando por todas las víctimas y sus seres queridos, y también por los habitantes de Las Vegas!  Ha sido un horroroso acto de terror!”.

Trump califica de “demente” al tirador de Las Vegas, pero no habla de armas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que el tiroteo del domingo en Las Vegas, con 59 muertos y más de 500 heridos, fue obra de “un hombre demente” y evitó de nuevo hablar del control de las armas de fuego en el país.

En unas breves declaraciones a periodistas antes de viajar a Puerto Rico, Trump describió al atacante como “un hombre enfermo”, “un hombre demente”, “con un montón de problemas, me imagino”, sin mencionar que se encontraron 23 armas de fuego en la habitación del hotel desde donde disparó contra los asistentes a un concierto.

“Se trata de un individuo muy enfermo”, zanjó Trump, evitando una vez más condenar o simplemente referirse a la violencia por armas de fuego, en la misma línea de sus declaraciones de este lunes.

El presidente prefirió centrarse en defender la actuación de la Policía, un mensaje frecuente en él, y calificó como “milagro” su “rápida” respuesta al incidente.

Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años, abrió fuego el domingo por la noche desde la ventana de su habitación en el piso 32 del hotel Mandalay Bay contra una multitud que asistía en la calle a un concierto al aire libre del festival country Route 91 Harvest.

Los agentes encontraron un total de 42 armas entre su casa de Mesquite, a unos 130 kilómetros del lugar de los hechos, y la habitación del hotel donde se hospedaba.

Sin embargo, en su declaración de este lunes desde la Casa Blanca, Trump se limitó a condenar el suceso como “un acto de pura maldad” sin mencionar en ningún momento la palabra “arma”.

En una rueda de prensa poco después de esa comparecencia, la portavoz presidencial, Sarah Sanders, dijo que es “prematuro” hablar de legislación para un mayor control de armas y opinó que ese debate puede tenerse más adelante, aunque Trump, recordó, es “un férreo defensor” del derecho a portar armas.

Numerosos legisladores demócratas pidieron el lunes a los republicanos que dejen de bloquear las leyes para el control de armas después del tiroteo de Las Vegas, que se cometió con un arma de fuego muy potente y cuyo atacante tenía todo un arsenal con él.

Trump, que desde la campaña electoral de 2016 se ha alineado con la postura de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), contraria a un mayor control de armas, no ha hecho ninguna referencia a ese tema en sus diferentes declaraciones sobre el trágico suceso, el tiroteo más mortífero de la historia moderna de EE.UU.

No hay comentarios