El Sistema Bancario implementa en la provincia de Sancti Spíritus el conjunto de medidas aprobadas para facilitar el acceso a créditos a los damnificados por el paso del huracán Irma.

El Banco Popular de Ahorro (BPA) y el Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), han concedido más de 1 400 préstamos por un monto total de 4,6 millones de pesos, para la compra de materiales de construcción y de bienes asignados por el Estado, de acuerdo con la información ofrecida por directivos de ambas entidades bancarias.

Aunque se han aprobado créditos prácticamente en todos los municipios de Sancti Spíritus, el 86% de los beneficiados reside en el norteño territorio de Yaguajay, el más azotado por el huracán Irma en la central provincia y donde se reportó el mayor número de viviendas afectadas.

“Ha sido un reto enorme para nuestro colectivo de trabajadores y, en particular, para el grupo técnico que se ocupa de los créditos, porque normalmente nosotros otorgamos en todo el año alrededor de 200 préstamos a personas naturales y ahora, en sólo 23 días, hemos aprobado 447”, comenta Avelina Palleiro, Directora de BANDEC en Yaguajay.

“Se ha trabajado de lunes a domingo hasta 14 horas diarias, porque tenemos del deber de atender a la población de cuatro Zonas de Defensa y, además, cumplir la indicación de que nuestro Comité de Crédito realice el análisis de riesgo pertinente y apruebe los créditos en 24 horas”, agrega Palleiro.

Para el Banco Popular de Ahorro el desafío no ha sido menor, pues sus trabajadores, algunos de ellos también damnificados, asumen la atención de los afectados por el huracán Irma en 10 de las 14 Zonas de Defensa del municipio de Yaguajay.

“Tuvimos que reorganizar los recursos humanos para continuar prestando los servicios que la población demanda habitualmente, y a la vez, tener ubicado trabajador bancario en cada una de esas Zonas de Defensa”, explica Roberis Dupuy, Director de la sucursal del BPA en Yaguajay.

En las Oficinas de Trámites de los 76 Puestos de dirección abiertos en Zonas de Defensa de la provincia de Sancti Spíritus, los especialistas de los bancos ofrecen información y orientan a los damnificados interesados en recibir préstamos, y luego trasladan sus solicitudes a los Comités de Crédito, que deben dar la respuesta en 24 horas.

Los créditos concedidos a damnificados por el paso del huracán Irma tienen, como ventaja, una tasa de interés del 2,5% por ciento anual, a pagar en un plazo de hasta 15 años, sin necesidad de presentar garantía alguna.   En los casos de derrumbes totales de viviendas y pérdida completa del techo, el presupuesto del Estado asume los intereses.

De acuerdo con los especialistas del BPA y BANDEC, el Sistema Bancario ofreció, además, la posibilidad de que las personas que ya habían recibido préstamos para la compra de materiales de construcción puedan renegociar su deuda y ajustar la tasa de interés al 2,5% anual.   Si se trata de créditos sociales concedidos para la adquisición de equipos electrodomésticos, se mantiene la tasa de interés vigente, pero el plazo de amortización aumenta en cinco años.

Recientemente se aprobó que pueden ser beneficiados con el otorgamiento de créditos los trabajadores damnificados sin vínculo laboral legal, que no pueden demostrar un historial de ingresos mediante documentos oficiales, por lo que se les solicita una declaración jurada en la que haga constar el nivel promedio de sus ingresos, que servirá para la realización de los análisis de riesgos.

Con el fin de contribuir a la recuperación tras el paso del huracán Irma, el Sistema Bancario también abrió cuentas en cup y cuc para depositar donaciones de personas residentes en Cuba.

No hay comentarios