En los últimos años en la central provincia de Sancti Spíritus se da un especial impulso a la producción local de materiales de la construcción, cuya actividad es dirigida por la empresa encargada de esos fines, subordinada al Gobierno Provincial.

Múltiples son las vías que se emplean para la fabricación de diferentes elementos de piso, paredes y techos.

Se destaca la labor de las pequeñas fábricas en cada uno de los municipios, así como la utilización del barro en los tejares, donde sobresale la producción de ladrillos y las tejas criollas y planas, o conocidas como francesas.

Uno de los ejemplos del desarrollo vertiginoso de la producción local es la fabricación de varios renglones, entre los que se encuentran los bloques, losas hexagonales, viguetas y tanques para agua.

La actividad la llevan a cabo trabajadores contratados por la Empresa de Producciones Varias (EMPROVA), los que laboran en sus propios domicilios, o en áreas destinadas al efecto.

Para ello, la Industria de Materiales de la Construcción y sus dependencias se encargan de garantizar los suministros de áridos y otros recursos.

Por su parte, el Ministerio de la Construcción ejecuta un programa que contempla la renovación tecnológica para respaldar la producción de áridos. Tal es el caso de la instalación de un nuevo molino en la Arenera Algaba, de Trinidad, y la rehabilitación de la Cantera Nieves Morejón, de la localidad de Guayos.

Los puntos de venta también influyen de forma eficaz en la compra de las producciones por parte de la población, entre los que se encuentran las tiendas de comercio en cada uno de los territorios, donde se cuenta con una amplia gama de productos liberados.

Luego de las afectaciones causadas por el huracán Irrna a la provincia de Sancti Spíritus, las autoridades provinciales realizaron un llamado urgente a redoblar las acciones con vista a la producción de materiales de la construcción en cada una de las pequeñas industrias.

Por ejemplo, los tejares de la provincia se recuperaron después de un período lluvioso, y entregaron a los municipios más necesitados ladrillos y tejas (francesas y criollas), para ofrecer una mayor atención a los damnificados del devastador evento meteorológico.

Aún cuando Sancti Spíritus es una de las provincias del país con mayores avances en la fabricación de elementos locales, un reto se torna imprescindible: extender esa modalidad a nivel de consejo popular, con el fin de acercar aún más las producciones a la comunidad.

Ello posibilita el abaratamiento de los costos en la construcción de nuevas viviendas de diferentes tipologías, una de las situaciones que más aquejan a la población cubana.

De esa manera se podrán sustituir diferentes surtidos que en estos momentos se tornan deficitarios, debido al encarecimiento de algunos componentes que debe importar el país.

No hay comentarios