La cancillería ecuatoriana confirmó este 13 de diciembre su voluntad de mantener el estado de protección sobre el activista australiano Julian Assange, quien se encuentra desde el 2012 en la embajada de Quito en Londres.

La declaración, emitida a través de la cuenta en Twitter del Ministerio de
Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, responde a comentarios en las
redes sobre una presunta decisión del ejecutivo de retirar al fundador de
WikiLeaks su estatus.

Assange, cuyo portal web se dio a conocer al mundo tras divulgar miles de
documentos clasificados, en especial de la administración de Washington,
permanece impedido de abandonar las oficinas ecuatorianas, ante las amenazas
de las autoridades británicas de aprehenderlo y  extraditarlo a Estados
Unidos.

Sobre el australiano pesaba un proceso en Suecia por supuestos delitos
sexuales, con cargos nunca formulados, el cual fue archivado por el sistema
judicial de ese país europeo.

Quito solicitó a Londres otorgar salvoconducto al ciberactivista, teniendo
en cuenta la decisión sueca, pero hasta la fecha la petición no ha sido
ejecutada. Con ese permiso, Assange podría viajar a Ecuador.

No hay comentarios