Tres meses después del paso del devastador huracán Irma, en  la provincia de Sancti Spíritus prosiguen las labores de recuperación de las plantaciones cafetaleras afectadas por el evento meteorológico, al tiempo que continúa la recogida de los granos.

Inmediatamente después de los embates de Irma, en los cafetales de los municipios de Fomento y Trinidad, brigadas de hombres con motosierras cortaron los árboles de sombra caídos para facilitar la cosecha, y ahora los productores en sus fincas ordenan los troncos y brindan atenciones culturales, como la limpia y la poda.

Según el ingeniero Leosvaldo Cruz, especialista en la actividad cafetalera de la Delegación Provincial del Ministerio de la Agricultura en Sancti Spíritus, se abren huecos y se deposita en ellos materia orgánica, trabajos preparatorios para la gran resiembra que habrá que realizar a partir de mayo del próximo año, aunque ya se colocan algunas plantas en muchas fincas.

“Estamos obligados a realizar una fuerte campaña de viveros con el fin de obtener las posturas necesarias para ese programa de resiembra, que persigue reponer todas las fallas físicas que existen en los cafetales, y también tendremos que sembrar más de 220 hectáreas”, aseveró Cruz.

De acuerdo con el especialista, el huracán Irma afectó de una forma u otra todas las plantaciones cafetaleras de Sancti Spíritus (incluyendo las que se encontraban en la etapa de desarrollo), cayeron muchos árboles de sombra y quedaron muy dañadas más de la mitad de las plantaciones de café arábigo, el de mayor calidad.

 “Los cafetales fueron perjudicados durante el primer trimestre del año por la intensa sequia que afectó la floración, luego por los embates de Irma y después por las frecuentes lluvias, causas por las que se perdieron, según cálculos, unas 70 toneladas de café oro que se debían entregar en la presente campaña”, explicó.

En la provincia prácticamente ha concluido la recogida del café arábigo y ahora se inicia la recolección de los granos de la variedad robusta.     Luego del reajuste del plan por los daños ocasionados por el huracán Irma, la aspiración es obtener unas 105 toneladas de café oro, de las cuales ya se ha recolectado más de la mitad.

Especialistas y productores coinciden en que la recuperación de los cafetales más dañados puede tomar varios años, sobre todo por la pérdida de árboles de sombra que no resulta fácil reponer.

Sancti Spíritus implementa desde el año 2009 un programa de desarrollo cafetalero que comprendió la renovación de las plantaciones envejecidas y preveía el incremento paulatino de la producción, objetivo que se venía consiguiendo y luego se tornó difícil por la sequía y el azote del huracán Irma.

No hay comentarios