La cero tasa de mortalidad de los municipios espirituanos de La Sierpe y Cabaiguán contribuyen hoy de manera esencial a que esta provincia del centro de Cuba exhiba la menor mortalidad en menores de un año de toda la geografía nacional, parámetro que ubicado en 1.9 por cada mil nacidos vivos constituye un logro del sistema provincial de salud en el 2017.

Según informaciones de la Dirección Provincial de Salud, este indicador es feliz realidad a término de año por la combinación de muchos resultados, entre ellos se cuentan la labor en general del Programa Materno Infantil, y de manera específica la reducción de los índices de mortalidad materna (1 fallecida en el año) y bajo peso al nacer (4.1), asi como la dismunición de los riesgos preconcepcionales, la detección temprana de las malformaciones congénitas y el aumento de la recepción de riesgo de prácticas como el legrado y los partos extrahospitalarios.

De manera singular, destaca en el año la promoción de conductas asociadas a la lactancia materna, potenciado por las prácticas impulsadas por la iniciativa Hospital Amigo de la madre del niño y la niña, condición otrogada por la OMS y la UNICEF, además del funcionamiento efectivo del Banco de Leche Humana perteneciente al Hospital General Camilo Cienuegos de la capital espirituana.

La tasa cubana de mortalidad infantil en menores de un año se encuentra durante los últimos días del presente mes en torno a los 4.2, a espera del cierre de diciembre para conocer el índice total del año 2017, que traerá otra vez uno de los mejores índices del mundo en este imprescidible indicador global de salud.

No hay comentarios