Una buena parte del territorio ya estaba en manos de las columnas invasoras Número Ocho Ciro Redondo, al mando del Comandante Ernesto Che Guevara, Jefe del Frente Las Villas, y la Número Dos Antonio Maceo, bajo la jefatura del Comandante Camilo Cienfuegos.

 

A esas aguerridas tropas experimentadas en las campañas de la Sierra Maestra, provincia de Oriente, se habían sumado numerosos combatientes integrantes de destacamentos guerrilleros del Movimiento 26 de Julio, del Directorio Revolucionario 13 de Marzo y del Partido Socialista Popular, que estaban en distintas zonas montañosas cuando llegaron los invasores.

 

Todas esas fuerzas y las de la lucha clandestina en zonas urbanas se aglutinaron bajo el mando único encabezado por el Comandante Ernesto Che Guevara, nombrado oficialmente por Fidel, Jefe del Frente de Las Villas.

 

Las cohesionadas fuerzas revolucionarias se habían adueñado de la iniciativa táctica, posición que no abandonarían jamás, a pesar de la superioridad numérica del enemigo con efectivos bien entrenados, armamento de infantería, blindados, aviación, medios marítimos y de transporte terrestre.

 

Después de la toma de Fomento, primer municipio liberado en la provincia de Las Villas, las tropas rebeldes bajaron a las localidades del llano, ubicadas en la estratégica Carretera Central, la principal vía terrestre cubana entonces, donde desencadenaron una sucesión de acciones rápidas que propiciaron la liberación del poblado de Guayos y las ciudades de Cabaiguán, Placetas y Sancti Spiritus, los días 21, 22 y 23 de diciembre, en ese orden.

 

Esas victorias permitieron controlar un largo segmento de la Carretera Central, para evitar la transportación de refuerzos de tropas y medios del ejército de la dictadura entre Occidente y Oriente. Además propició continuar el ataque a otras ciudades como Jatibonico, en el extremo Este, Yaguajay, en el Norte, Trinidad en el Sur y Santa Clara, la capital de la entonces provincia de Las Villas, donde se produjo el puntillazo final.

 

Muchas otras localidades fueron cayendo en manos del Ejército Rebelde en el territorio villareño, donde siempre estuvo presente el apoyo incondicional de la población, como parte de la insurrección popular contra la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista, apoyada por Estados Unidos.

 

Aquellos días finales de las batallas de Yaguajay y Santa Clara se unieron a la fuerte ofensiva del Ejército Rebelde en la región oriental e  incidieron directamente en el triunfo de la Revolución, co la entrada del Comandante en Jefe Fidel Castro y sus tropas a Santiago de Cuba, en el mismo nacimiento de 1959.

No hay comentarios