Brasilia, 31 dic (PL) Brasil aparece hoy como el país con mayor número de muertes por armas de fuego al sumar 43 mil 200, de acuerdo con un estudio que analizó el periodo comprendido entre 1990 y 2016.

 

Detrás del gigante país sudamericano se ubicó Estados Unidos, con 37 mil 200 muertes, indica el portal Brasil 247, que cita datos de la encuesta global de mortalidad por armas de fuego (Global Mortality from firearms, 1990-2016), del Institute for Health Metrics and Evaluation.

Entre inicios de la década de 1980 al 2016, el porcentaje de homicidios en esta nación, cometidos con armas de fuego, subió del 40 por ciento al 71.

La muestra reveló también que Brasil, Estados Unidos, México, Colombia, Venezuela y Guatemala son los países que juntos suman la mitad de las muertes por arma de fuego de todo el mundo. La cifra corresponde a un total de 126 mil 990.

El estudio indica que las pérdidas de vida relacionadas con las armas superaron a las provocadas por conflictos y terrorismo, cada año de 1990 a 2016, con la excepción de 1994, cuando ocurrió el genocidio de Ruanda.

Además, el 87 por ciento de las muertes totales en el mundo (218 mil 900) fueron de hombres, de los cuales 34 mil 700 tenían entre 20 y 24 años.

El sitio recuerda que en 2003 fue aprobada en el país la Ley Federal del Estatuto del Desarme, ratificada por el expresidente Luiz Inácio Lula de Silva.

Tal disposición prohíbe el porte de armas por civiles, con excepción de los casos en los que haya necesidad comprobada.

Según el investigador David Marques, del Foro Brasileño de Seguridad Pública, sin la medida, Brasil podría tener aún más homicidios que los 43 mil 200.

‘Tiene una estimación de que el Estatuto del Desarme, a pesar de nunca haber sido implementado en su integridad, aún así consiguió ser responsable de una especie de freno de contención del crecimiento de los homicidios’, afirmó a la Agencia Brasil.

El investigador agregó que, sin esa legislación, las tasas de homicidios serían un 12 por ciento superiores a las actuales.

A pesar del escenario de muertes y el riesgo del uso indiscriminado de armamento, el presidente electo Jair Bolsonaro sigue en contra.

Declaró el sábado que pretende garantizar por medio de decreto la posesión de armas de fuego a ciudadanos sin antecedentes penales.

‘Por decreto pretendemos garantizar la posesión de arma de fuego para el ciudadano sin antecedentes penales, así como hacer su registro definitivo’, dijo el excapitán del Ejército en la red social Twitter.

Brasil 247 subraya que la posesión de armas es una de las principales banderas de Bolsonaro, quien también está a favor de la pena de muerte para los bandidos.

El político de extrema derecha aún no ha dejado claro qué cambios pretende hacer en el Estatuto del Desarme.

No hay comentarios