En marzo la Universidad José Martí acometerá el proceso de evaluación institucional. La proyección es superar la categoría de calificada, la menor entre tres variables de acreditación.

La Universidad espirituana José Martí trabaja en pos de elevar su gestión como institución docente. Para esto se somete con frecuencia a procesos de acreditación de programas académicos, que son los que otorgan estándares de calidad para las carreras y postgrados.
Los tres niveles de acreditación son, de menor a mayor rango, avalada, certificada y excelencia. La José Martí hoy posee más del 60 por ciento de sus carreras acreditables, ya acreditadas. En este sentido destaca la mayor facultad de la Universidad, Ciencias Pedagógicas. Así lo destaca su decana, la Dr.C Zaida González.
“En la facultad destacan varios programas, entre ellos la carrera Pedagogía Psicología, certificada, y Educación Logopedia, la única de pregrado en la universidad evaluada de excelencia. Además, contamos con cuatro programas de postgrado acreditados entre ellos los más importantes el doctorado y maestría en ciencias pedagógicas y la maestría en ciencias de la educación”
La categoría de certificada es la evaluación con la que cuentan la mayoría de programas de la universidad. La autoevaluación, la evaluación externa y la acreditación constituyen los pasos de estas especies de marcas de calidad para programas académicos.
Hoy, siete carreras de pregrado y seis programas de postgrados están evaluados en la universidad José Martí. A las carreras ya mencionadas se unen Contabilidad y Finanzas, Ingeniería Informática, Derecho, Lenguas Extranjeras e Ingeniería Agrónoma.
La facultad de Ciencias Técnicas y Empresariales cuenta con el único postgrado de la universidad acreditado de excelencia, la Maestría en Dirección, así mismo el postgrado de su tipo de mayor evaluación en el país.
Los programas académicos acreditados y los que están por cursar la evaluación, precisamente constituyen uno de los parámetros fundamentales que examinará el proceso más trascendental que recibirá el centro en 2019, la acreditación institucional de la universidad. Esta casa espirituana actualmente posee la menor categoría de acreditación y aspira, con la visita de la junta nacional en marzo, superar esa categoría alcanzando así sus mayores potencialidades.

No hay comentarios