Seis derrotas en línea han complicado el panorama del equipo Sancti Spíritus en el 55º Campeonato Nacional de beisbol juvenil, el cuál termina el fin de semana la etapa clasificatoria.

El mal paso en los dos últimos fines de semana, ante Camagüey, tiene a los Gallitos aún de líderes en el grupo C (19-14), pero con ventaja de un juego sobre las Tunas (18-15) y dos con respecto a sus victimarios más recientes; mientras que Ciego de Ávila (12-21) ya no cuenta.

A falta de tres juegos para que concluya el calendario, los espirituanos están obligados a ganar dos veces frente a los tuneros en calidad de visitantes para asegurar el sitial de honor del segmento y de paso certificar el pase a la hexagonal final.

Un triunfo en predios orientales dejaría a ambos elencos con similar balance de ganados y perdidos, pero las Tunas finalizaría delante porque en los nueve partidos celebrados hasta el momento marchan delante 6-3.

La otra opción para llegar a la postemporada es como uno de los dos mejores segundos lugares del país.

En esa variante el principal rival es Camagüey (17-16), que debe salir airoso en el cierre del campeonato en la visita al estadio Fidel Rangel Nápoles del Complejo Agroindustrial Venezuela.

Una barrida agramontina exigirá una sonrisa yayabera para que ambos colectivos culminen abrazados en la tabla de posiciones con 20-16. En el duelo entre ellos el resultado marcha empatado a seis victorias por bando, por lo que se apelaría a lo que establece el campeonato para esos casos.
Lo cierto es que Sancti Spíritus necesita recuperar la ofensiva, la cuál anotó una carrera en los tres últimos juegos; mientras que en la penúltima subserie recibió lechada en el choque inicial y después marcó cuatro y tres anotaciones, en los siguientes encuentros, respectivamente.

No hay comentarios