La implementación y cumplimiento  del Plan de Estado para el enfrentamiento al Cambio Climático, la llamada Tarea Vida,  aprobada por el Consejo de Ministros el 25 de abril del 2017, no constituye un macuto inútil de propuestas y estudios sin concretar en Sancti Spíritus.

En las zonas y lugares priorizados, a partir de sus afectaciones y papel en el desarrollo económico y social, se plantean las acciones a acometer. Según los diagnósticos, entre puntos identificados en la provincia aparecen Tunas de Zaza y Casilda, asentamientos costeros que se diagnostican con daño total por ascenso permanente del mar;  y áreas de cultivo de arroz en el sur de La Sierpe, llanura costera golpeada por la salinidad de los suelos y acuíferos y la penetración del mar.

Según la Delegación provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), en Sancti Spíritus durante el 2017 fue elaborada la primera propuesta de la implementacion del Plan de Estado, identificando 393 acciones a corto, mediano, largo y muy largo plazo.

El Consejo de la Administración Provincial (CAP) aprobó para el año 2018 un total de 137 acciones, de las que se ejecutaron cerca del 95 por ciento. Aunque los municipios vinculados con las prioridades del Plan de Estado resultan tres (Trinidad, Sancti Spíritus y La Sierpe), en los restantes se han adoptado medidas que contribuyen a minimizar los impactos ante las vulnerabilidades identificadas, a partir de los estudios e investigaciones desarrollados.

Específicamente en Tunas de Zaza y el Médano, se tomaron importantes medidas y proyecciones: prohibición de la construcción de nuevas viviendas en estos asentamientos costeros amenazados que sufrirán la inundación permanente por ascenso del nivel medio del mar a partir del 2050; buscar alternativas de localización de nuevas áreas para reubicar la población afectada y elaborar los planes parciales para las nuevas propuestas, teniendo en cuenta las costumbres y oficios de sus pobladores.

Además, la elaboración de videos aéreos que sirven como punto de partida y fuente de información para estudios de evaluación de impactos y vulnerabilidades actuales del asentamiento, frente a los peligros asociados al cambio climático; la realización de estudios sociológicos sobre percepción ante el cambio climático y el riesgo de inundación permanente por la elevación del nivel medio del mar y posibles soluciones.

La Dirección provincial de la vivienda prevé en el plan 2019-2020, la construcción de un grupo de viviendas insertadas en la capital provincial, para un total de 30 familias que han manifestado su interés por vivir en esta ciudad; y varias instituciones y organismos realizan actividades comunitarias relacionadas con la educación ambiental y la plantación de bosques de manglar.

Otras acciones se desplegaron a favor de los pobladores de Casilda y de las grandes extensiones dedicadas al cultivo del arroz en La Sierpe, como respuestas concretas a una Tarea para la vida.

No hay comentarios