El próximo 24 de febrero el pueblo cubano votará la nueva constitución de la República de Cuba. El texto asegura las bases jurídicas del estado socialista cubano, y sostiene los fundamentos de su sistema social, político y económico.

Para que los internautas que hojean la página digital de Centrovisión comprendan de manera analítica, ¿por qué se dice que votar sí por la reafirmación del documento constitucional constituye la decisión más sensata?

Yosvany Reyes, profesor de Derecho de la Universidad José Martí de Sancti Spíritus, continúa con su serie de reflexiones sobre la constitución cubana, esta vez enfocadas en comprender la validez de una determinación que ayudará a la construcción de un renovado modelo de país.

Centrovisión comienza el diálogo y avizora a la comunidad de lectores una fértil exposición de ideas por parte del entrevistado.

Yosvany, para empezar, ¿cuáles serían los primeros argumentos por los cuáles tú convencerías a un cubano a dar el sí por el texto?

Observa algo interesante, y son hechos que han quedado demostrados a lo largo de la historia. El documento reafirma la vocación del estado socialista cubano, un gobierno que lucha por la equidad social, que no significa los mismo que igualitarismo, y sí acortar las brechas económicas entre los que más tienen y los que menos.

Así mismo resulta un estado que trabajará con toda su extenuación en que no resucite la explotación del hombre por el hombre, en una justa redistribución de la riqueza, y que insistirá en la consecución de todos los sueños del hombre en armonía con el propio hombre y la naturaleza. Ese es el estado cubano, el pueblo cubano y su constitución.

Algunos no están de acuerdo con algunos artículos y esa determinación los puede llevar a votar en contra ¿Cuál sería tu análisis de este tipo de situaciones?

La constitución no está formada por uno, dos o tres artículos. El sostén jurídico de la nación es un amplísimo texto con más de doscientos artículos, y en nuestro voto debería influir una valoración general sobre los beneficios del texto constitucional para el futuro del país, y no consideraciones particulares sobre determinados articulados.

Si al final, porque así lo establece la democracia que practicamos en Cuba, usted decide que el proyecto de país no responde a sus intereses, tiene el derecho de votar no. Pero si el ciudadano valora, que el consenso de la constitución, y precisamente uso esa palabra porque la constitución está construida a base de consensos y sería imposible que complazca a todos las personas, es lo mejor para el país, la decisión es votar sí.

¿Crees tú que es lo mejor para el país?

Yo creo que la decisión más madura es votar sí.

¿Hubiese existido alguna alternativa para el sometimiento al escrutinio popular de los artículos más polémicos del texto?

Había una posibilidad, justamente la utilizada en el proceso paralelo boliviano de hace algunos años, que consistió en someter a voto individual una serie de artículos considerados polémicos o de opiniones encontradas.

La decisión del legislativo, en base a las opiniones recogidas por la consulta popular, resultó la de modificar algunos articulados en base al consenso expresado por la mayoría, una opción también válida y que fue la asumida para este referendo.

¿Cuáles son las realidades próximas para el pueblo cubano de quedar aprobada la constitución?

Esto realmente comenzaría verdaderamente cuando quede aprobado el texto. La constitución es un documento formado por mínimos, cápsulas que se desarrollan ampliamente en las normas y leyes complementarias de cada institución social cubana, regulaciones que constituyen las obreras de la democracia y la legalidad del país.

¿Qué último consejo y aliento le otorga al pueblo cubano en vísperas del referendo y después de este?

Ya te digo, primero que sea sensato al votar. Yo particularmente creo que el documento es lo mejor para el futuro del país, por lo que mi voto está claro.

Sobre el resto sólo puedo hacer notar que también la construcción de todas esas normas complementarias que emergerán luego de la constitución necesitarán la anuencia de todos, porque también precisaremos de la población para construir cada mínimo legal del país.

Incluso, porque la constitución así lo prevé, hacer uso de la iniciativa legislativa popular, variante de promoción de leyes que confía en la capacidad de contar con buenas ideas siempre que emerjan de determinadas confluencia de criterios.

*Yosvany Reyes también es invitado principal del programa de televisión Conciencia Jurídica, espacio dedicado a la promoción de la cultura jurídica de la población espirituana

 

 

No hay comentarios