Pensamiento es para los espirituanos una especie de himno y donde quiera que estén escucharán esa melodía embelesados como la primera vez, como si no hubiera pasado el tiempo desde que a principios del siglo XX fuera compuesta por un coterráneo.
De acuerdo con el poeta y presidente de la filial de la Sociedad Cultural José Martí, Juan Eduardo Bernal Echemendía(Juanelo), el 19 de junio de 1915 en la finca de Don Juan Pérez de Ordaz se celebraba una fiesta.En las inmediaciones de Guasimal, poblado perteneciente al municipio de Sancti Spíritus, amigos, vecinos y músicos se reunieron para asistir al cumpleaños de Rosa María, la hija del propietario de la finca La Anita.

‘En el grupo marchaba un joven trovador, callado, como siempre sería, sin imaginar que a partir de entonces su nombre iniciaba una permanente progresión hacia la inmortalidad’, señala Bernal Echemendía.

Era Ángel Rafael Gómez Mayea, Teofilito, creador de la melodía Pensamiento, la cual ha recorrido el mundo y ‘que aparece en el catalogo sinfónico de muchas ciudades’, asegura el investigador.

Más allá ‘de una historia instaurada desde entonces en los rumbos poéticos de la leyenda, lo principal es la existencia de esa canción que cantan Cuba y muchos países’, afirma en el texto titulado Dile que pienso en ella…

‘Así por esos imperativos caprichosos de lo casual, dicen que surgió de la guitarra y la voz del trovador, la canción Pensamiento, dedicada a Rosa María, como respuesta a la altivez de la muchacha’,onda.

PENSAMIENTO DILE A FRAGANCIA

Como en toda fiesta, hubo bailes e incluso juegos -como se acostumbraba en la época- y los jóvenes buscaron sus parejas.

Asegura el estudioso espirituano que la homenajeada, tras ‘insinuantes provocaciones le espetó a Teofilito: Piense en mí, aunque yo no piense en usted’.

Otros textos señalan que la joven Rosa María arribaba por esa fecha a sus 16 primaveras y que en reiteradas ocasiones se le acercó al trovador para pedirle que le interpretara alguna melodía.

Asimismo, alegan que ante tal indiferencia la muchacha le dijo: ‘Piense en mí’ y le ofreció un racimo de uvas, aunque hay materiales que revelan que fue un ramo de flores.

Uno de los invitados planteó realizar un juego floral de moda en el que las jóvenes tenían nombres de flores y los hombres debían descubrir a quiénes correspondían.

Rosa María recibió el de Fragancia, y una amiga de Gómez Mayea, el de Pensamiento, y a partir de ahí surgió la melodía.

‘Las mujeres llevaban el nombre de una flor y los hombres teníamos un número; yo era el número 10. Ese juego lo corríamos al son de un vals con unos versos, que el mismo Milanés (Francisco) me trajo cuatro o cinco días antes a casa’, rememoraría Teofilito tiempo después.

Reconocido como fiel representante de la trova espirituana fue compositor e intérprete de melodías trovadorescas.

Además de flautista y clarinetista de la Banda Municipal de Música de Sancti Spíritus ejecutaba el timbal, el acordeón, el contrabajo y la bandurria.

Como creador, incursionó en casi todas las variantes del cancionero popular: canción, bolero, vals, danzón, danzonete, paso doble, pieza de cuadro, conga y música para el teatro.

Entre sus múltiples obras figuran La clave del director, Pienso en ti, Si volvieras a mí y Temo el olvido, pero sin dudas la que lo condujo a la eternidad fue Pensamiento.

A Teofilito se le conocen más de 200 composiciones, pero la sencillez de Pensamiento hizo que se prendiera en los corazones espirituanos, así como que trascendiera las fronteras de Cuba y en particular de la cuarta villa donde nació.

Desde que fue grabada por Rita Montaner -uno de los exponentes más universales de las artistas cubanas- a dúo con Eusebio Delfín la canción fue conocida a nivel mundial y en junio próximo cumplirá 104 años de creada.

El intérprete y compositor espirituano nació el 20 de abril de 1889 y falleció el 7 de abril de 1971.

Investigadores afirman que durante años el tema estuvo adjudicado a otra persona hasta que se subsanó el error, por suerte, aún en vida de su verdadero creador, lo que le causó a este una gran satisfacción, según sus palabras.

Pensamiento fue inscrita y grabada a nombre de Eduardo Sánchez de Fuentes, antes de 1959, y gracias a los esfuerzos del maestro Odilio Urfé se pudo hacer justicia con su verdadero compositor.

Pero Pensamiento no es la única pieza musical espirituana atribuida a otro autor, pues algo parecido le ocurrió al famoso pasacalle Tú que me decías o Yayabo, de Emilio Valle Pina, lo cual consignan trabajos de músicos e investigadorcubaes como Sixto Edelmiro Bonachea.

En esta ciudad, fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez, se alza una escultura del artista de la plástica Félix Madrigal, donde se aprecia a Teofilito sentado e inclinado hacia su guitarra.

La escultura está ubicada en el acogedor Hotel Encanto del Rijo en el centro histórico de esta colonial localidad, que en junio venidero arribará a su aniversario 505.

Pocos resisten el deleite de cantar o tararear: ‘Pensamiento, dile a fragancia que yo la quiero/ que no la puedo olvidar/ que ella vive en mi alma/ anda y dile así:/Dile que pienso en ella,/ aunque no piense en mí…’

Es la pieza que identifica a Sancti Spíritus, otrora villa del Espíritu Santo, enclavada a unos 350 kilómetros al este de La Habana.

No hay comentarios