Cuba se prepara para implementar la Enmienda de Kigali que, incorporada al Protocolo de Montreal hace poco más de dos años luego de recibir la aprobación de la totalidad de las partes signatarias de ese acuerdo, busca reducir de manera gradual en el mundo el uso de los hidrofluorocarbonos (HFC).

El doctor Nelson Espinosa Pena, director de la Unidad Técnica de Ozono, perteneciente a la Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías de Avanzada del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, precisó a Granma que aunque dichos compuestos no contribuyen al deterioro de la capa de ozono, sí potencian el efecto invernadero e inciden en el calentamiento de la atmósfera en el planeta; de ahí la urgencia de comenzar a trabajar en la disminución de su empleo y suplirlos paulatinamente en el sector de la refrigeración y el aire acondicionado por otros gases alternativos amigables con el medioambiente.

Dentro de las acciones iniciales dirigidas a crear las condiciones para que el país pueda ratificar primero la citada enmienda y sumarse después a su cumplimiento, subrayó, desde el 5 y hasta el 7 de marzo, en el emblemático Hotel Nacional de Cuba, sesionan tres talleres de capacitación, entre ellos los referidos a gases refrigerantes y tecnologías alternativas de bajo potencial de calentamiento global para eliminar las sustancias agotadoras de la capa de ozono y los HFC en las ramas de la refrigeración y climatización, y la eficiencia energética en ambas.

No hay comentarios