El avileño Davisley Granados (11) en el juego entre los equipos de Ciego de Ávila (azul) y Sancti Spíritus como parte del Torneo Nacional de Ascenso del Baloncesto masculino,en la Sala Girardo Córdova Cardín de Ciego de Ávila, el 31 de octubre de 2015. AIN FOTO/ Osvaldo GUTIÉRREZ GÓMEZ

Una buena puntería ha tenido el joven equipo espirituano en la Liga Superior de Baloncesto para hombres. Luego de tres subseries, los yayaberos son la revelación del certamen, al ubicarse en la cima de la tabla de posiciones con balance de cuatro victorias y dos derrotas.

A domicilio Sancti Spíritus comenzó con una división de honores ante Capitalinos (98×95; 81×87) que para muchos resultó sorpresiva, sin embargo en la siguiente presentación barrió a Matanzas (73×70; 79×66) y en el duelo más reciente se despidió de su público con un contundente triunfo de 94×57 frente a los artemiseños.

De esa forma tomó desquite de lo sucedido en el primer juego en el que cedió por seis cartones (89×95).

Por igual diferencia los espirituanos encajaron el otro descalabro que tienen, lo cuál demuestra la combatividad de un grupo que con su accionar ha encantado a los aficionados y que en cada presentación evidencian mayor autoconfianza.

El desempeño de actual supera con creces lo hecho por la provincia en esta competencia, en la que apenas sumaba dos éxitos –ante Guantánamo- en la temporada del 2013-2014 cuando accedió a la Liga Superior por primera ocasión en el sexo masculino.

En términos estadísticos los yayaberos promedian ahora por partido 85 puntos y reciben 78. Con esos dígitos abandonaron la sala Yara para iniciar visitas a predios santiagueros, guantanameros y camagüeyanos donde pondrán a prueba que tan eficientes pudieran ser para lo que resta de competencia.

No hay comentarios