Un poco de gasolina, otro poco de aire, un chorro de alcohol, un fósforo y demasiado peligro, así se encendían aquellas planchas en los tiempos de las abuelas para dejar los pantalones almidonados con el filo de una cuchilla.

Tomado de : Radio Cabaiguán

No hay comentarios