El joven Christian Castellanos Rangel es contorsionista por naturaleza y desde edades tempranas supo de la flexibilidad en todo su cuerpo.
Ahora busca implantar un Record Guinness con la habilidad de aplastar envases (latas para cervezas).
Christian realiza su primera demostración ante un reducido público en predios del Hotel Don Florencio, ubicado en el boulevard de la ciudad de Sancti Spíritus.
Sólo 60 segundos son suficientes para aplastar un número de 20 latas con sus escápulas. El espera obtener un título mundial y para ello se ha preparado bien.
También encontró asesoramiento en figuras reconocidas en el país como el recordista cubano Jhoen Lefont quien, refiere Christian, le dio orientación y ayuda.

Aún cuando nunca antes desarrolló sus habilidades, las personas que le rodean le sugirieron convertirse en un contorsionista profesional debido a la elasticidad en todo su cuerpo.
De esta forma Christian mira con optimismo su triunfo. Las pequeñas heriditas provocadas por las latas, dice no molestarles. Sólo la pasión por lo que hace lo motiva a indagar, prepararse cada día más y seguir con el afán de convertirse en un recordista a nivel mundial.

No hay comentarios