El Centro de Rehabilitación y Enfermería Magnolia, en California, EE.UU., el 8 de abril de 2020.
Chris Carlson / AP

El coronavirus sigue cobrando vidas en EE.UU., que se convirtió en el epicentro de la pandemia mundial. Y dentro de ese país, uno de los epicentros de la crisis sanitaria es el constituido por las residencias de ancianos, donde más de 29.000 residentes y miembros del personal han muerto por causa del covid-19.

En medio de las quejas de que la falta de personal y las malas condiciones permitieron que el virus se extendiera sin control en esas instituciones, lobistas de todo el país buscan para ellas inmunidad contra las demandas por la forma en que han respondido a la crisis, reseña The New York Times.

Una clausula con protecciones legales
A fines de marzo, cuando quedó claro que Nueva York se enfrentaba a un brote catastrófico del coronavirus, los ayudantes del gobernador Andrew M. Cuomo insertaron silenciosamente una clausula en la página 347 del proyecto de ley de presupuesto del estado, recuerda el medio.

La medida, presionada por representantes de la industria, proporcionó resguardos legales inusuales para los operadores de hogares de ancianos, salvándolos de muchas demandas por su incapacidad para proteger a los residentes de la muerte o de la enfermedad causada por el coronavirus.

Ahora, semanas después, cuando más de 5.400 personas han muerto en ancianatos de Nueva York por causa del brote, sus familiares están descubriendo que debido a esa clausula es muy posible que no puedan emprender acciones legales contra sus operadores, indica el diairio.

No hay comentarios