Aplicando las medidas de seguridad y protección sanitarias, el colectivo del Matadero de Reses Víctor Ibarra de la ciudad capital espirituana continua garantizando carne para el encargo estatal, y ha recuperado producciones muy necesarias en este especial contexto.

Según confirmó Feliberto González, director de la entidad, se retomó desde hace semanas el envío de sangre hacia la industria, para la conformación de derivados que contienen este compuesto muy asequible para la población.

“Estamos también obteniendo en la actualidad el timo, una glándula que luego la industria biotecnológica cubana utiliza en el fármaco Biomodulina T, encargado de aumentar las defensas del sistema inmune humano”

“Seguimos enviando carne como materia prima para la canasta básica, merienda escolar, el consumo social y la venta a otras provincias. El colectivo de obreros de la unidad de sacrificio y deshuese prácticamente continua
viniendo aquí en su totalidad, extremando las medidas de sanidad” comenta Carlos Muñoz, tecnólogo de la unidad.


Esta unidad empresarial de base también registra un importante por ciento de trabajadores de oficina. Estos se han acogido, como ha sido típico por todo el país, a diversas modalidades que les permiten a una mayoría evitar el movimiento hacia la industria.

Destacan entre las medidas las conciliaciones por teléfono, la preparación de documentación en los hogares y el acuerdo con las unidades bancarias de realizar depósitos una vez por semana.

La Empresa Cárnica de Sancti Spíritus es una unidad que engloba en la provincia al matadero de reses Víctor Ibarra, la UEB Sacrificio de Cerdo, el Combinado Cárnico, la Empacadora Roberto Quesada, la Fábrica de Perros Calientes y la UEB Aseguramiento.

No hay comentarios