Centrovisión conversó con el miembro del Buró de la Unión de Jóvenes Comunistas de la provincia espirituana, Adalberto Venegas, acerca del papel de la juventud durante estos tiempos complejos del Covid-19. Acá le presentamos la conversación sostenida con el dirigente juvenil.
Adalberto, los militantes de la juventud como regla sostienen que uno de sus principales razones de ser constituye superar su ámbito o radio de acción, y contribuir al desarrollo social desde cualquier tarea. ¿Ha sido así durante la pandemia?
Los jóvenes otra vez, porque de ellos no se puede esperar otra cosa, han aportado todas sus fuerzas a esta lucha conjunta del pueblo contra el coronavirus. Rápidamente se organizaron en torno a los consejos de defensa de nivel provincial o municipal, y dispusieron sus brazos a diversas tareas.
Tenemos más de 20 brigadas que reúnen algunos cientos de muchachos colaborando en la agricultura urbana, construcción de subsidios, higienización de pueblos y ciudades, entrega de módulos alimenticios, entre otras tareas.
Y esa ha derivado como la premisa: la disposición a tareas esenciales asociadas al enfrentamiento a la pandemia, porque como conocemos la UJC es una organización con una fuerte misión social.
Contamos con una población envejecida en el país, nación que a la vez dispuso disminuir en la medida de lo posible el trabajo de personas en grupos de riesgo frente al Covid ¿En este escenario los jóvenes han contribuido a sostener labores productivas esenciales?
Ya sea en centros de producción de alimentos, instalaciones industriales, en la agricultura, ganadería, sector eléctrico, telecomunicaciones, entre otros, los jóvenes en su gran mayoría se han mantenido vinculados a sus responsabilidades. Extremando las medidas de higiene allí están ellos, porque pese al escenario de la pandemia el país ha sabido calcular con exactitud cuáles son las tareas que deben continuar, esencialmente las que mueven hacia delante la economía.
Además, ciertamente algunas personas en edad de riesgo se les ha facilitado que trabajen desde la casa y en otros casos se les ha disminuido la carga. En ese contexto es donde han alzado su brazo terso y vigoroso los jóvenes, sabedores que constituyen uno de los motores del progreso económico y social de Cuba.
Y no solo en este escenario productivo o relativo a tareas manuales tan necesarias, sino también observamos, incluso desde hace años, muy buenos ejemplos de jóvenes que han asumido tareas de dirección con una efectividad muy certera, sumado a su gran capacidad de investigación e innovación.
¿Qué opinión te merecen los cientos de jóvenes que realizan pesquisas día por día?
Te cuento algo: si Cuba ha tenido la efectividad que hasta ha mostrado en la contención de la enfermedad, uno de esos baluartes es el trabajo de los muchachos en las pesquisas, sumado al resto del trabajo del personal de la salud que el pueblo y sus medios de comunicación han sabido subrayar una y otra vez.
Oberva: son más de dos mil estudiantes de las ciencias médicas pesquisando, cada día visitando en la provincia decenas de miles de familias, preocupándose por la salud respiratoria de gran parte de la población del territorio, y entregando a los especialistas de salud una gran cantidad de información esencial sobre la sintomatología respiratoria de cada uno de sus pesquisados. Eso constituye un paso imprescindible en el manejo de la pandemia desde el principio, podría hasta decirse uno de los pilares iniciales que sostiene la política cubana contra el coronavirus.
¿Y quiénes lo han hecho? Jóvenes cubanos, alumnos que por el momento mantienen una educación a distancia y han empleado parte de su mañana en una labor profundamente humana. Esas historias, junto a la de sus colegas de la Salud, nuestro pueblo las sabrá contar durante larguísimo tiempo.
¿Cuál sería tu consejo para todos los jóvenes en este tramo del enfrentamiento al Covid?
Primeramente seguir cumpliendo las orientaciones que la dirección del país ha signado, hasta ahora demostrativas de una gran certeza visto los resultados de la lucha cubana contra el Sars Cov-2.
Además, seguir paso a paso las necesidades que dispongan los Consejos de Defensa, extremar las medidas de distanciamiento social, uso del nasobuco, evitar aglomeraciones, y otras que hasta el momento tan buen resultado nos han dado, porque lo que sí no podemos permitir es retroceder lo que hemos alcanzado hasta el momento.
Y por último, un saludo afectuoso a todos aquellos jóvenes que siguen garantizando la vitalidad del país.

No hay comentarios