Los trabajadores de la EIDE participan en la reparación.Autor: Joaquín Gómez

La Polivalente Yayabo duerme. En sosiego también andan el patinodromo, el complejo acuático Marcelo Salado y el estadio José Antonio Huelga.

El cese de los eventos deportivos a causa de la COVID-19 genera la inusual tranquilidad en esas y el resto de las instalaciones espirituanas donde puertas adentro si hay movimiento y con atuendo propio para la ocasión.

“En short, camisa de mangas largas y siempre con nasobuco. Así andamos inmersos en labores de pintura y reparación de todo aquello que sea posible” asegura Laidaly Santana, directora provincial de deportes.

“Estamos aprovechando este tiempo para cuando regresemos a la normalidad estar en mejores condiciones para prestar servicios”

“La EIDE es el centro donde mayor concentración de fuerzas tenemos porque allí la tarea es más compleja. Nuestros profesores docentes y entrenadores están codo a codo con la brigada de constructores asignada por el gobierno provincial. El objetivo principal es reparar varios dormitorios, sobre todo en la red hidro-sanitaria”

La Dirección de Deportes en Sancti Spíritus posee un capital humano de dos mil 571 trabajadores, de los que buena participa en el enfrentamiento al nuevo coronavirus.

“Todos los Consejos de Defensa municipales disponen de trabajadores nuestros, quienes cumplen lo que les establecen; lo mismo están en labores de saneamiento, que en centros de aislamiento o ayudando a aquellos grupos de personas de riesgo que no deben salir de casa” señala Santana.

Las restricciones que impone la COVID-19 no ha impedido que se busquen los talentos de nuevo ingreso para el venidero curso.

“El proceso de entrega pedagógica lo estamos siguiendo con mucha exactitud. Los talentos para nuevo ingreso en la EIDE los tenemos localizados. Los entrenadores en todos los niveles y comisionados provinciales mantienen una estrecha comunicación para garantizar una matrícula de calidad en el curso venidero”

La desaparición de la quietud en las instalaciones, coincidirá con la victoria sobre el nuevo coronavirus. Cuando llegue ese momento la felicidad también colmará al movimiento deportivo espirituano, que no ha dejado de moverse, aunque para ello cambiara la vestimenta.

No hay comentarios