…“El viaje fue desde Cartagena de Indias hasta Maicao. Pasaron la frontera por la Zona Guajira. Fueron detenidos en el poblado de Parawachon y de ahí fueron evacuados a este CDI”…
Así me cuenta el Doctor espirituano Reinier Sorí Estévez durante la conversación vía WhatsApp, mientras Will Kenny Silva le va dando detalles de la que sería una de las travesías más difíciles de su vida.
El venezolano de 25 años de edad emigró hace 3 años a Colombia, y ahora regresa a su país natal en medio de una situación epidemiológica que ha puesto al mundo “patas arriba” y ha devenido debacle para la economía mundial.
…“Perdieron el trabajo y los recursos se fueron agotando. Y así, “sin nada” decidieron retornar. Salieron a pie y de vez en cuando, algún camión les daba un adelanto…”

Pero lo más complejo del viaje de Will no fueron los cientos de kilómetros, ni los más de 20 días de hambre y sol, sino el traer consigo a su esposa FranYuslieth y su pequeño Will Fran Silva de apenas 2 años de edad.
El camino de estos venezolanos resultaba interminable con el paso de los días y la desesperación por llegar aumentaba mientras aparecían síntomas de esa enfermedad que ya los alcanzaba.

El Doctor espirituano Reinier Sorí Estévez, ya ve de cerca a la COVID-19 en pacientes como Will. Padre, madre e hijo (2 años) fueron positivos al PCR en tiempo real desde su llegada al CDI, pero hoy lucen rostros de vitalidad y agradecimiento.
…“Nos dice que tuvo síntomas desde que salió de Cartagena. Y al niño le estuvo dando medicamentos, que había leído, eran para la COVID… las dosis que le daba eran mínimas, pero ayudó, por eso desde que llegaron le decimos el médico…”
El venezolano Will Kenny Silva tropezó con la solidaridad de los cubanos, y lo sabe. Hoy agradece al equipo médico del CDI San Rafael del Moján, en el municipio Mara, la suerte de estar vivos. Él y su familia le ganaron a la COVID 19 porque ahí estuvo Cuba, en un lugar del mapa donde la necesitaron para salvar.

No hay comentarios