Los productores de arroz de la provincia de Sancti Spíritus intensifican la preparación de tierras y suman áreas al programa de siembra de la actual campaña de primavera, gracias al incremento del nivel de agua en la presa Zaza.
“Antes la situación era muy complicada y la afectación económica iba a ser grande para nuestras entidades productoras, pero ahora estamos un poco más aliviados”, refiere Yoel Feitó, Jefe de producción de la Unidad Básica de Producción Cooperativa Sur del Jíbaro, una de las entidades de la Empresa Agroindustrial de Granos del mismo nombre.
Antes de las lluvias de mayo el plan de siembra de la campaña de primavera ascendía a 700 hectáreas, sólo para obtener semilla. Ahora, con mayor disponibilidad de agua, el propósito es llegar a principios de agosto con 6 500 hectáreas plantadas, superficie que representa la mitad de lo que normalmente se siembra en la etapa primaveral.
A la reducción de las áreas en producción, debido a la sequía de los meses anteriores, se suma otro contratiempo: el déficit de urea para la fertilización nitrogenada del cultivo.
“Para atenuar el negativo impacto de la falta de urea, aplicaremos bioproductos como los fertilizantes foliares y otros productos químicos que nos ayuden a obtener entre dos y tres toneladas por hectárea, rendimientos que realmente son muy inferiores a los alcanzados en años anteriores”, explica Osmel Otero, Jefe Técnico y de Producción de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro.
Ante los bajos rendimientos que se pronostican, la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro adopta medidas para incentivar a los arroceros a sembrar y asegurar que produzcan con rentabilidad.
“Hemos ajustado las fichas de costo con el fin de reducir al máximo los gastos que los productores puedan tener por los servicios que nuestra empresa brinda, entre ellos la preparación de tierras, la cosecha y las operaciones en las pistas de aviación”, apunta Otero.
Mientras se preparan tierras y se siembran nuevas áreas, prosigue la cosecha del cereal en las áreas correspondientes a la campaña de frío, en las que se obtienen, como promedio, más de cinco toneladas por hectárea.
En este año tan difícil, la provincia de Sancti Spíritus aspira a producir, al menos, 23 mil toneladas de arroz para el consumo, el 42% de lo aportado en el 2019.

No hay comentarios