P: ¿Cómo abre sus puertas la Biblioteca municipal Rolando Hernández Lemus de Fomento?

Niubó: Los usuarios no tienen acceso a las estanterías ni a los catálogos, son los bibliotecarios quienes traen el libro solicitado. Una vez devuelto, ese libro comienza una cuarentena de 14 días. Se estimulan los servicios digitales -informaciones, consultas, bibliotecas digitales. Y continuamos aplicando las medidas de desinfección a base de cloro.  Las mesas donde permanecen los usuarios tienen el distanciamiento adecuado.

P: ¿Cuál es el horario actual de la institución?

Niubó: De 8 de la mañana a 4 de la tarde. Los sábados solo las mañanas, hasta las 12 del día.

P: ¿Qué otras medidas o iniciativas han nacido con la reapertura?

Niubó: A partir del miércoles PRIMERO de Julio, el usuario que llame y solicite libro o información se la podemos llevar a casa. Como te digo es la novedad, la diferencia. Se fomenta el uso de las redes, aunque de momento -al menos en esta fase- los usuarios no tienen acceso a la sala de navegación, pero si solicitan una información se les brinda o se les hace llegar por cualquier vía.

P: Cada año en los primeros días de julio, en coincidencia con el natalicio de nuestro Poeta nacional Nicolás Guillén, una iniciativa literaria se apodera de ese municipio. En las circunstancias actuales, donde aún es necesario el distanciamiento social ante la COIVD-19, ¿qué sucederá con esta tradición? 

Niubó: En ese sentido tenemos varias ideas. Envío de poemas a centros de trabajos, y algunos cordeles con poemas. Lo llamaremos “cordeles poéticos”. En lugar de ropa colgamos poemas. La gente pasa y se los lleva. Este año no llevaremos “un poema en cada casa”. Llevaremos poemas a centros de trabajo. Hojas sueltas. No más. Igual los cordeles tendrán poemas, para que aquel que pase pueda llevar uno.

 

No hay comentarios