Acercar más los alimentos al barrio son opciones que brindan los polígonos alimenticios en diferentes zonas, tanto rurales como urbanas, en la provincia de Sancti Spíritus.
La repostería tradicional, entre otras alternativas, constituyen opciones, máxime en tiempos de pandemia.
Octavio de La Rosa, Director de la Empresa Alimentaria de Sancti Spíritus explicó los motivos de la creación paulatina de esos espacios donde ya se producen variedades de alimentos.
Dijo el administrativo que ante la escasez de algunas materias primas y la necesidad de ahorrar combustible es imperativo de la entidad incrementar los llamados polígonos.
En zonas rurales del municipio de Trinidad, por ejemplo, se emplean recursos locales de la agricultura como frutas y viandas para abastecer a varios centros creados para acercar el alimento al pueblo.
La repostería tradicional , los vinos, siropes y vinagres criollos son opciones que motivan a los trabajadores de la panadería El Roble, ubicada en la localidad de Caracusey.
El empleo de la harina de yuca como base de varios productos, y su procesamiento artesanal con la utilización de la leña, son variantes en tiempos donde el ahorro de energía eléctrica se torna imprescindible.
Nidia Basso Hernández, administradora de la panadería El Roble, en el Consejo Popular de Caracusey, recordó cuánto han hecho los obreros en jornadas extendidas a altas horas de la noche en aras de favorecer a más de 4 600 habitantes del territorio.
“Aquí todas las autoridades se afanan por buscar alternativas en la transportación para que llegue varias veces a la semana, no sólo el pan, sino la galleta, y otras opciones alimenticias”, argumentó Nidia.

Para la concreción de los polígonos, la agricultura juega un papel fundamental en la entrega de frutas y viandas a las pequeñas fábricas, petenecientes a la industria alimentaria de Sancti Spíritus.

No hay comentarios