sancti spiritus, carretera central, jatibonico, puente, vialidad, transito
Resulta pertinente alargar la vida de la pasarela que enlaza el oriente con el occidente de la isla. (Foto: Oscar Salabarría/ Facebook)

El puente sobre el río Jatibonico del Sur está en pie; pero se mueve. Un estudio de especialistas de la Empresa Nacional de Investigaciones Aplicadas (ENIA), de Villa Clara, vino a apuntalar una sospecha: el deterioro de años ha provocado las sentidas vibraciones.

Lo que los científicos han dictaminado lo traduce sin regodeos Arlet Omar Castro Ramírez, director del Centro Provincial de Vialidad: “Muchos años de explotación y ninguno de reparación”. Y tales argumentos los sostienen los resultados de las pesquisas de los expertos, los que dan fe de la corrosión de las estructuras metálicas y del desprendimiento de algunas vigas.

“El dictamen se basa en el análisis de elementos técnicos de la losa de hormigón y de la estructura metálica —señala Castro Ramírez—. Los mayores problemas los encontraron en las uniones metálicas y, como le faltan vigas, eso hace que vibre”.

Por el momento, las investigaciones se hallan en manos de la Empresa de Proyectos de Villa Clara, entidad que realiza un estudio de factibilidad para determinar cómo y cuándo se acometerá la reparación del viaducto.

“Se está haciendo un modelaje del puente y, en función de eso, se hará un proyecto de reparación; porque es un hecho: necesita reparación —asegura Castro Ramírez—. También la propia Empresa de Proyectos está trabajando en un estudio de los posibles lugares que podrán utilizarse como desvío cuando se deba cerrar para repararlo”.

Tardará meses; en tanto, se mantienen las medidas adoptadas desde febrero cuando el viaducto comenzó a tambalearse, quizás, con mayor intensidad: limitaciones de velocidad en este punto (hasta 30 km/h) y carga (30 toneladas en un mismo sentido) y la no autorización de que dos vehículos pesados coincidan sobre la pasarela.

“Las medidas tomadas han surtido efecto —reconoce el director del Centro Provincial de Vialidad— y los especialistas coinciden en mantenerlas para que el puente pueda continuar funcional por un período de tiempo; incluso, luego de su reparación insisten en que el tránsito se mantenga por el centro del viaducto, pues es donde tiene mayor resistencia. De lo que se trata es de que no siga deteriorándose y poder alargar la vida útil de esta pasarela”.

Hasta tanto se aceleren los proyectos, esa armazón vetusta que se yergue sobre el río Jatibonico del Sur continuará enlazando al occidente con el oriente de Cuba y zarandeando desde los transeúntes hasta los criterios de los expertos. Por lo pronto, el puente sigue moviéndose, pero no se cae.

No hay comentarios