A la una de la tarde del miércoles Gallos y Vegueros comenzarán la lucha en los play off de la serie 60 en la burbuja del 5 de setiembre en Cienfuegos.

 

En años anteriores he dado mis vaticinios a partir de los análisis de diferentes variables, la mayoría de ellas relacionadas con el rendimiento de cada equipo y el momento en el que llegan a la postemporada.

 

Ahora obviaré las siempre necesarias estadísticas porque pienso no serán tan determinantes, más allá de que son conocidas las virtudes del pitcheo rival y las carencias ofensivas que poseen.

 

Para los pativerdes ese panorama se mantiene. Sin embargo, en el caso de los espirituanos es muy difícil predecir como estará su cuerpo de lanzadores y el bateo.

 

Y es que quince días en cuarentena, con casi total inactividad deportiva, sin dudas que resultan un serio rival. Según los entendidos y la bibliografía consultada, en semejante situación se necesitan unas diez jornadas para recuperar las capacidades físicas que intervienen en las acciones del beisbol.

 

De ahí que ese aspecto lo vea como el que pudiera marcar la suerte de los espirituanos, que apenas dispondrán de siete sesiones de trabajo.

 

Para tratar de compensar la evidente desventaja en el plano físico, los de Eriel se arroparán en la motivación, la cuál anda por el cielo y que es otro factor que influye en el desenlace de un compromiso deportivo, sobre todo cuando es de alto nivel.

 

Estimo que será una guerra de estrategias, siempre y cuando los Gallos medianamente puedan dar respuestas físicas a las exigencias de Pinar del Río.

 

Lo anterior significa que cada lanzamiento del pitcheo yayabero habrá que ejecutarlo con la máxima concentración; mientras que en el cajón de bateo el enfoque mental debe estar en correspondencia con la situación de juego.

 

Imperdonable serán los errores y si estos son de índole mental, pues más lamentable se tornarán.

 

La estirpe de este grupo de Gallos ha dado sobradas muestras de sobreponerse a imponderables, desechar maleficios y reírse de los vaticinios. Por ello habrá que confiar y darle el margen de la duda, ante las carencias en las preparación con la que asumen la batalla que pudiera erigirlos en Héroes.

 

Tan enredado veo el duelo que asumo una victoria el miércoles equivaldría a la mitad del camino, aun cuando se sepa que ara alcanzar la semifinal hay que encontrar tres alegrías.

 

No hay comentarios