Foto: Twitter @China_Fact.

El primer chip inalámbrico de interfaz cerebro-ordenador (BCI, por sus siglas en inglés) para animales de la universidad china de Fudan, acaparó la atención recientemente en la VIII Feria Internacional de Tecnología del gigante asiático.

Ye Dawei, integrante del equipo de investigación y desarrollo de esa tecnología, lo resumió así: “La mayoría de los chips BCI del mercado actual tienen cables, pero nuestro chip de control remoto puede detectar las señales cerebrales de los animales de experimentación cuando estos se mueven libremente”. Hoy ese chip inalámbrico no tiene competidores entre los desarrolladores en su país, pues se carece de dispositivos similares. Importarlos tendría una factura en yuanes que equivaldría entre 46 000 a 61 000 dólares.

Este chip inalámbrico en particular ni siquiera llega a los tres gramos de peso, uno de ellos correspondiente a la pila de botón obligatorio para su funcionamiento, cuyo peso en dispositivos análogos en el mercado foráneo ronda los 27 gramos. O sea, que el creado en China reduce ese peso nueve veces. 

En términos de potencia del chip, por debajo de los tres milivatios, el dispositivo es capaz de registrar las señales cerebrales en un radio de cuatro metros por espacio de 24 horas.

Según lo proyectado, el chip BCI sea puesto en uso comercial en septiembre próximo. El área de aplicación de mayor impacto por el momento estaría en la investigación tecnológica y médica, pero sin duda podría expandirse paulatinamente a otros sectores, atendiendo a las disímiles ventajas comparativas que ofrece en varios ítems.

(Con información de RT en Español)

No hay comentarios