El bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba obstaculiza el desarrollo de los diferentes procesos de la Educación Superior en el país.  La Universidad José Martí, de la provincia de Sancti Spíritus, sufre afectaciones relacionadas con el acceso a tecnologías y equipos para la docencia y la investigación científica, la difusión y retribución adecuada por los resultados, y la exportación de bienes y servicios.

 

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba perjudica de forma permanente a la Universidad José Martí, de Sancti Spíritus, al afectar los procesos de pregrado y posgrado, así como los de ciencia e innovación tecnológica.

El Doctor en Ciencias Edelvy Bravo, Vicerrector de esa casa de altos estudios, explicó que la política hostil de la administración norteamericana ocasiona pérdidas por la reubicación geográfica del comercio.

“Se dificulta sobremanera el acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones, que el país tiene que importar desde mercados más lejanos como el europeo o el chino, lo que encarece su adquisición, o que no pueden comprar cuando se trata de equipos que tienen más de un 10% de componentes fabricados en Estados Unidos”, refiere Bravo.

La Universidad José Martí presenta obsolescencia en su tecnología informática, que incluye unas 569 computadoras, de acuerdo con un informe del Ministerio de Educación Superior sobre los daños y perjuicios ocasionados por el bloqueo correspondiente al período del 1ro de abril al 31 de diciembre de 2020.

Según el referido informe, la compra de ese equipamiento con prestaciones adecuadas costaría unos 2 000 USD por unidad en Estados Unidos, para un costo total de 1 138 000 USD.    Mientras, en otros mercados accesibles el costo de la unidad es de 3 000USD, por lo que la erogación ascendería a 1 707 000 USD, con una afectación de 569 000 USD.

En el año 2020 la universidad espirituana sólo pudo adquirir 25 nuevas computadoras asignadas por el plan del Ministerio de Educación Superior, cifra que representa el 4% de las que permanecen rotas o que ya no tienen un rendimiento adecuado por su obsolescencia.

Edelvy Bravo explicó que en estos tiempos de pandemia, la Universidad José Martí, al igual que otras instituciones de la educación superior cubana, tuvo dificultades para utilizar la tele-presencia como vía para el desarrollo y la participación en eventos y conferencias, porque el bloqueo impide a Cuba acceder a tres de los principales servidores de videoconferencia que existen actualmente:  Zoom (https://www.zoom.us/), Skype (https://www.skype.com/es/ y Cisco Webex (https://www.webex.com/es/video-conferencing.html).

Para acceder a eventos, conferencias o a salas de defensa de sus tesis de maestrías y doctorados organizados a través de esos servidores, se requiere el uso del VPN y lograr acceso a través de un tercer país.

Según Bravo, el bloqueo ha obstaculizado la adquisición de materias primas, insumos, herramientas, utensilios y reactivos, lo que afecta tanto la docencia como las investigaciones en las carreras de Agronomía, Veterinaria, Informática, Contabilidad, Educación Laboral, Física, Biología, Química, Geografía, Matemática, Educación Artística, Educación Especial y Lenguas Extranjeras.

A causa del bloqueo, enfatiza el vicerrector, la Universidad José Martí no puede recibir financiamiento de instituciones de Estados Unidos para la actividad científica.

“Estamos limitados seriamente para acceder a tecnologías que mejoren las prestaciones de nuestros laboratorios científicos, por lo que tenemos que acudir a laboratorios de otras instituciones que por colaboración internacional nos prestan esa ayuda”, a lo que se suma que ninguno de nuestros profesores puede investigar en laboratorios de Estados Unidos y que es muy difícil publicar los resultados científicos de nuestra universidad en revistas de alto impacto indexadas en ese país”.

El Doctor en Ciencias Martín Santana, Director de Relaciones Interinstitucionales de la Universidad José Martí, afirma que el  bloqueo también afectó la exportación de bienes y servicios de la Universidad espirituana, en particular los intercambios que se venían sosteniendo con la Universidad Lehman College, del Bronx, en Nueva York.

“El pasado año la Facultad de Ciencias Pedagógicas tenía planificado el II Encuentro Científico-Académico con la Universidad Lehman College, en el que tomarían parte 26 estudiantes, 11 profesores y tres investigadores de esa institución, y debido a las políticas de la administración de Donald Trump se suspendió ese evento, en el que se impartirían cursos relacionados con las temáticas de las investigaciones conjuntas, entre ellas Historia de la comunidad latina en Estados Unidos, y Raza y Género en el contexto caribeño”, precisó.

Según Martín Santana, se dejaron de ingresar por ese concepto, como mínimo, 6 000 USD, pero lo fundamental es que se impidió el intercambio científico y fraternal entre las dos instituciones universitarias.

Las afectaciones a la Universidad José Martí evidencian cómo el bloqueo perjudica a la Educación Superior cubana, que sólo desde abril de 2020 hasta el término del año reportó daños y perjuicios valorados en más de 4 840 000 USD, según el citado informe el Ministerio de Educación Superior.

 

No hay comentarios