Unos 20 335 pacientes atendidos son el mejor testimonio del intenso trabajo desempeñado por los 31 colaboradores de la brigada médica del Contingente Henry Reeve que regresaron este domingo a Cuba, luego de 14 meses de enfrentamiento a la COVID-19 en Surinam.

En un videomensaje de bienvenida, el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, los exaltó por haber defendido, allí, «nuestras convicciones de solidaridad y nuestra manera de concebir la salud pública como un derecho de todos».

Los profesionales cubanos trabajaron junto a los galenos locales en salas de ingreso de los hospitales Académico de Paramaribo y Regional de Wanica, en la capital, y en otro rural, al interior del país. Laboraron, además, en unidades de aislamiento para sospechosos o positivos a la COVID-19, en la pesquisa y en la toma de muestras.

También asesoraron al Ministerio de Salud de esa nación en la confección de protocolos de actuación frente a la pandemia.

No hay comentarios