La Cámara de Representantes estadounidense debatirá hoy una resolución para iniciar otra pesquisa sobre el ataque al Capitolio el 6 de enero pasado, protagonizado por seguidores del expresidente Donald Trump.

La presidenta de esa instancia legislativa, Nancy Pelosi, dijo que ‘considera seriamente’ incluir entre sus nombramientos a un republicano para el nuevo comité selecto dedicado a investigar dichos disturbios.

Según señala el texto de la resolución para crear el grupo de trabajo, Pelosi nombraría a ocho miembros, mientras que el líder de la minoría de la Cámara Baja, Kevin McCarthy (R), designaría a cinco.

De acuerdo con el diario The Hill, especializado en temas legislativos, se espera que la propuesta se apruebe sobre la base del sufragio de los legisladores demócratas, y pueda crearse esta comisión para investigar los hechos y causas relacionados con ‘el ataque terrorista interno al Capitolio’.

El panel estaría dirigido por demócratas, y Pelosi sería la encargada de nombrar a un presidente y al menos a ocho de sus 13 integrantes.

La resolución que se someterá a votación este miércoles le da a dicha congresista una posible voz en la designación de los otros cinco miembros también, quienes serán nombrados ‘después de consultar’ con el líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy.

Aún se desconoce quién dirigirá el panel, pero una posibilidad es el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Bennie Thompson (D).

Anoche, el republicano número dos a ese nivel, Steve Scalise, instó a sus colegas a votar en contra de la resolución, porque el panel selecto ‘probablemente seguirá una agenda partidista’ contra Trump.

La formación de este comité selecto tiene lugar después de que los republicanos del Senado bloquearon la creación de un panel independiente y bipartidista separado, dividido equitativamente entre ambos partidos, similar al ente conformado para investigar los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Un informe del Senado sobre el ataque al Capitolio reveló recientemente grandes errores de los servicios de inteligencia, las unidades que protegen esa instalación federal y otras agencias gubernamentales para enfrentar dichos disturbios.

Según el reporte, la falta de capacitación y preparación de las unidades que protegen la sede del Congreso provocó que los agentes fueran rápidamente abrumados por los atacantes.

El documento incluyó nuevos detalles sobre los oficiales de policía que sufrieron quemaduras con sustancias químicas, lesiones cerebrales y fracturas óseas, quienes denunciaron ante los senadores que se quedaron sin dirección operativa cuando falló la jefatura de los sistemas de mando de las unidades involucradas en la respuesta.

No hay comentarios