El boxeador Yosbani Veitia iniciará en Tokio el 31 de julio el calendario en los juegos de la XXXII Olimpiada, luego de quedar libre en la primera fecha de los 52 kilos en el torneo que acontece en la Arena Kokugikan.

Luego del comienzo de las acciones el 26 de julio, el espirituano sabrá el rival del estreno olímpico, que saldrá de la pelea entre el ghanés Tetet Sulemanu y el dominicano Rodrigo Marte.

A juzgar por el aval de ambos púgiles, el quisqueyano sale de favorito, lo cuál propiciaría la repetición del duelo de la final de los Juegos Panamericanos de Lima, donde el cubano perdió por decisión 4-1.

Si lograra superar ese combate, entonces cruzaría golpes en cuartos de final presumiblemente contra el inglés Galal Yafai, quién lo derrotó cinco-cero en el mundial del 2019 y que debe llegar a esas instancias.

En el camino hacia una hipotética final, por la parte de Veitía en el organigrama, además de los ya mencionados, aparecen como pugilistas más ranqueados el kazajo Saken Bibossinov y el francés Billal Bennama, medallistas de bronce en el pasado mundial.

Por la otra llave sobresale el actual titular olímpico y mundial, el uzbeco Shakhobidin Zoirov, junto al chino Hu Jianguan y el venezolano Yoel Finol, medallistas de bronce en Río.

Los demás candidatos a la final que no están en la ruta del natural del municipio Fomento, son el colombiano Yuberjen Martínez, subcampeón olímpico en los 49 kilos y el indio Amit Amit, plateado en la cita universal más reciente.

Ese panorama me hace pensar que Veitía corrió con bastante suerte para tratar de pelear por una presea en sus terceros Juegos Olímpicos.

No hay comentarios