El miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, denunció, este lunes, la realización de un atentado contra la embajada cubana en Francia, y acusó al Gobierno de Estados Unidos de promover actos vandálicos de esta naturaleza, como consecuencia de sus constantes campañas de descrédito contra el archipiélago.

«Denunciamos ataque terrorista con cocteles molotov contra nuestra Embajada en París», publicó el Canciller en su cuenta de la red social Twitter, y en el propio mensaje argumentó que la responsabilidad directa de la administración de la Casa Blanca radica en «sus continuas campañas contra nuestro país que alientan estas conductas y por llamados a la violencia, con impunidad, desde su territorio».

 

El atentado, lesivo a toda regla del Derecho Internacional, es parte de los esfuerzos desesperados de los enemigos de la Revolución de presentar al mundo a una Cuba en caos, que solo existe en las redes sociales y en los reportes de los medios financiados por los poderes interesados en subvertir el orden en la Mayor de las Antillas; los cuales, además, difamaron sobre la ocurrencia ayer de supuestos estallidos sociales, que en la propia jornada desmintió el Canciller antillano: «Cuba está en total calma».

No hay comentarios

Dejar respuesta