En la ciudad de Komatsu Serguey Torres Madrigal palpó el sabor de una medalla internacional. Apenas tenía 16 años cuando el sábado 30 de agosto del 2003 y sobre la canoa doble llegó tercero junto al habanero Ariel Boffil, con tiempo de 3:40.104 minutos en los mil metros, durante el Campeonato del Mundo de canotaje de velocidad de la categoría juvenil.

Con la motivación del bronce, la pareja imprimió en la siguiente jornada más fuerzas a las paletadas y se proclamó subtitular en el C-2 500 m, al cruzar la meta en 1:42.803 minutos.

A 18 años de haber ganado esos premios Serguey disputará su última competencia, que por coincidencias del destino, será en el país donde inició extra frontera la carrera deportiva.

Llegar al podio en Tokio sería la despedida dorada a quién solo le falta ese premio para ser considerado el mejor especialista del canotaje cubano de todos los tiempos y uno de los referentes a nivel mundial desde que irrumpió en este deporte.

Así lo evidencian las medallas que posee en Campeonatos del Mundo de mayores (0-6-3), Copas del Mundo (12-8-3), Juegos Panamericanos (4-0-1) y Juegos Centroamericanos y del Caribe (5-1-0).

A ese palmarés se suma haber sido finalista en las citas  estivales del 2008, 2012 y 2016, a pesar de que en cada edición remó con una nueva pareja.

De tal suerte, en Beijing unió fuerzas al camagüeyano Karel Aguilar, con el cuál alcanzó la mejor cota en el C-2 1000 m, al ser novenos.

La segunda participación olímpica de Serguey se produjo en Londres, donde el socio en la embarcación fue el habanero José Carlos Bulnes. El binomio ancló sexto entre los ocho bote que largaron en la final.

La última presencia en la magna lid se produjo en Río de Janeiro, donde el cienfueguero Fernando Dayán Jorge lo secundó, con el lugar seis para ambos, en lo que puede catalogarse de otra positiva actuación, gestada el 20 de agosto del 2016 en el lago Rodrigo de Freitas.

A días de cumplirse cinco años de esa regata, los cubanos volverán a remar en una cita estival, a la que llegan con el aval de haber ganado en esa prueba en el ciclo olímpico actual tres subtítulos mundiales; así como un oro y tres metales de plata en Copas del Mundo.

Para buscar la gloria olímpica Serguey y Fernando arribaron el 25 de julio a la capital nipona, después de cumplir una larga etapa de entrenamiento de casi tres meses en la ciudad polaca de Bydgoszcz.

Ahora la mirada estará puesta en el Canal Sea Forest, sede desde el 2 de agosto de las pruebas de la canoa doble, en la que desde la distancia millones de cubanos insuflarán potencia para que se haga realidad la medalla internacional 43 de Serguey Torres Madrigal.

No hay comentarios

Dejar respuesta