La decisión de la apertura del turismo internacional en Cuba responde al acelerado proceso de vacunación que se desarrolla actualmente y que, para el 15 de noviembre, se prevé que haya alcanzado al 90 % de la población, fecha señalada para la reapertura de otros sitios en la Isla.

Lo anterior lo explicó el ministro de Turismo de Cuba, Juan Carlos García Granda, al intervenir en el programa televisivo de la Mesa Redonda de este jueves, en el cual ofreció detalles sobre cómo el país retomará la actividad turística.

García Granda añadió que la promoción del día 15 de noviembre se comunica con tiempo porque el sector necesita preparación para comenzar sus operaciones, en el trabajo de los turoperadores, las agencias, los anuncios publicitarios y la logística que involucra.

Foto: Ismael Batista Ramírez

«El Turismo es un sector estratégico y así está definido en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, por su repercusión en las exportaciones del país y su papel dinamizador hacia el resto de los sectores de la economía», precisó.

Acerca del cese de las operaciones, el titular acotó que afectó la fuerza laboral activa: «De los 111 033 trabajadores, se encuentran laborando 55 832 de forma presencial, y unos 2 950 a distancia o por teletrabajo»

Asimismo, reconoció el papel de quienes se insertaron en otras modalidades para ayudar al país en el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, principalmente en los centros de aislamiento y en hospitales para la atención de los pacientes y del personal sanitario.

María del Pilar Macías Rutes, directora de Operaciones y Calidad del Ministerio del Turismo, hizo referencia al cambio de protocolos sanitarios, y aseguró que ellos se refuerzan con el propósito de un mejor manejo y control de la pandemia.

Para ello se elaboró el programa Turismo más higiénico y seguro, en el cual participó el Ministerio de Salud Pública con recomendaciones de las organizaciones mundiales del Turismo y de la Salud, las operadoras establecidas en el país y de los turoperadores de los principales países emisores.

Bajo esas premisas se han certificado 2 259 entidades, de ellas 563 en el sector no estatal, lo cual lleva consigo un proceso de capacitación, revisión y control, dirigido, principalmente, a la responsabilidad individual para el autocuidado, a evitar contagiar a los compañeros de trabajo y a la familia.

Reconoció que hasta la fecha se han vacunado más de 45 000 trabajadores, incluidos los de inmigración, aduana y transporte. Además, se estableció un cronograma de refuerzo para inmunizar a otros que no estén vinculados directamente al turista.

En los protocolos se prioriza la atención del médico y la enfermera dentro de las instalaciones, pero se añade un técnico de higiene y epidemiología para que se dedique a la vigilancia y al cumplimiento estricto de estos.

Para los turistas con síntomas se tienen previstos los hoteles-hospitales y el traslado inmediato hacia ese lugar. Cada viajero debe traer consigo los certificados de vacunación o la realización de un pcr negativo en las 72 horas anteriores a la llegada a Cuba. Precisó que el turista tendrá, en toda su estancia en el país, una vigilancia epidemiológica garantizada.

En otro momento, la delegada del Turismo en la provincia de Matanzas, Ivis Fernández Peña, explicó que más de 79 instalaciones hoteleras y extrahoteleras han brindado o brindan sus espacios para la atención a sospechosos y confirmados con la enfermedad.

«He sido testigo del compromiso, la disciplina y la entrega con la que se han desempeñado los trabajadores del sector para ayudar al pueblo cubano en la difícil situación de la pandemia», valoró.

También anunció que el Ministerio no renuncia a la mejora de sus servicios en tiempos de pandemia. Por lo que «ha desarrollado nuevas habitaciones de alto estándar para la reapertura».

Una de las acciones que realizamos, en este periodo de relativa detención de las operaciones en el sector, detalló la funcionaria, fue mejorar como destino el tema de la conectividad y la tecnología, como respuesta a exigencias y demandas de los clientes.

El país asume con responsabilidad la actividad turística que se reanudará, próximamente, en todos los escenarios posibles y con la aspiración de incrementar las cifras económicas, siempre atendiendo a la salud de la población y bajo el desafío de alcanzar niveles precedentes a la etapa del azote de la pandemia.

Medidas para recibir a los turistasen el mes de noviembre

  • La flexibilización de los protocolos higiénico-sanitarios a la llegada de los viajeros al país está avalada por estudios científicos y sanitarios.
  • No se abandonan los protocolos sanitarios y epidemiológicos establecidos hasta el momento para las instalaciones.
  • Continuarán los servicios médicos durante 24 horas en los hoteles y se buscan tecnologías para detectar cualquier síntoma, actuar con prontitud y mantener en aislamiento a las personas que lo requieran.
  • La apertura a más turismo responde a su implicación en la economía nacional y pensando en su despegue.
  • Los destinos turísticos de La Habana, Cayo Coco y Varadero ingresaron 163 743 visitantes internacionales del 1ro. de enero al 31 de agosto, y ello significa 824 000 menos que en igual periodo de 2020. En esos polos, los turistas desarrollaron sus actividades dentro de ese territorio.
  • Para noviembre se permitirá mayor movilidad de los visitantes y la posibilidad de realizar excursiones citadinas.
  • Para la temporada alta (noviembre-abril), el país renovó las instalaciones turísticas y se diseñaron productos más innovadores, teniendo en cuenta la cultura, la historia y el patrimonio de Cuba.
  • Los aeropuertos que reciben turistas para los polos de Varadero y Cayo Coco admiten que cada pasajero venga con equipajes sin restricciones de cantidad y peso. Queda sin efecto la limitación de un solo equipaje por persona.
  • Se mantienen, por ahora, los 14 días de aislamiento para todos los visitantes entrantes.
  • Los protocolos higiénico-sanitarios estarán centrados en la vigilancia de pacientes sintomáticos y la toma de temperatura, con pruebas diagnósticas de manera aleatoria.
  • También se iniciará la apertura del mercado interno turístico de manera gradual, en correspondencia con los indicadores epidemiológicos de cada territorio.

No hay comentarios

Dejar respuesta