viernes, septiembre 24, 2021

Yanelys García Castro

596 MENSAJES 2 Comentarios

La juventud cubana volverá a hacer historia este primero de mayo junto a su pueblo, cuando convierta en coloridas plazas las redes sociales para celebrar con júbilo elDía Internacional de los Trabajadores.
video

Este 14 de Abril se celebra en toda Cuba el aniversarios 60 de la fundación de la Primera Escuela Nacional de Instructores de Arte (ENIA) y de Palabras a los Intelectuales, discurso pronunciado por Fidel Castro en junio de 1961.
video

Para Yidianni Hernández Cadevilla ejercer como instructor de arte constribuyendo a través de la música a la formación de valores de las diferenrtes generaciones es hoy un sueño hecho realidad que lo enorgullece.
video

Los instructores de arte de la provincia espirituana recientemente celebraron su día, con la gratificación de haber vivido un año atípico donde la cultura en sus manos, no se detuvo. La periodista Yanelys García Castro lo confirma con este material que da continuidad al homenaje para los brigadistas José Martí

Por las calles empedradas de Trinidad viene y va cada mañana un caballero andante disfrazado de poeta. Mira la vida con la sabiduría de los años, nada le espanta y todo lo perdona; pero eso sí, jamás ha dejado de volar.

A Víctor le ocasiona curiosidad mi visita. Por primera vez en mucho tiempo, alguien viene a consultarlo por un tema que no es Trinidad o él mismo. Hoy vengo a que me cuente la historia detrás de un asesinato.

Empezemos por el rojo.En el siglo XV en España este color se nombraba por bermejo, colorado y encarnado. El termino rojo proviene del adjetivo latino russus, el cual era un matiz especifico de dicho color.  

Así reafirma Felipe Fleites López, en torno a la figura del Comandante Faustino Pérez Hernández

Comenzó con la convocatoria para homenajear a los médicos y enfermeros con un encarecido aplauso justo a las nueve de la noche. Después viene mi recuerdo del primer día que vi los aplausos en la televisión. Fue muy emocionante. Mis lágrimas lo demostraban.

Pareciera que, dada la ocasión, Evelio Murga recurriera siempre a la misma estrategia: dejarse caer pesadamente en una silla del comedor de su casa y acolchonarse en ella. Pareciera y solo eso, porque la historia que este hombre tiene para contar no la recuerda nadie y, a ratos, hasta él la olvida.